Prepara tu presupuesto familiar
Mar19

Prepara tu presupuesto familiar

  Plantéate el firme propósito de ahorrar. Pero no te quedes solo en la intención, haz de ese deseo una realidad. Con estos tips, disciplina y constancia, podrás ver la diferencia.     Fíjate metas realistas de ahorro Los expertos en economía doméstica sugieren que ahorres un 10% de tus ingresos. No te des por vencido si no puedes ahorrar tanto desde el principio. Escribe tus metas Hacerlo puede tener un impacto motivador en tus hábitos de ahorro. Escribe tus metas a corto, mediano y largo plazo, pero ten en cuenta el tiempo que le das a las proyecciones para lograrlo.   Descubre en qué gastas Anota a diario los gastos que haces, pues a veces parecen no tener importancia. Lleva durante una semana el registro de tus compras y descubre qué puedes omitir y qué disminuir. Paga tus deudas Evita pensar en la tarjeta de crédito como parte de tu capital. Si solo pagas el mínimo, la deuda no disminuye y los intereses se llevarán todo el dinero que podrías ahorrar. Intenta pagar un poco más y busca planes de financiamiento con menores intereses. Usa tu tarjeta de crédito solo en casos de extrema necesidad. Compra razonadamente Antes de realizar cualquier gasto hazte esta pregunta: ¿Realmente necesito lo que deseo comprar? Hay muchas razones para adquirir un objeto y no todas son las correctas. Los expertos aconsejan esperar tres días y no hacerlo por impulso.   Busca ofertas Cuando decidas adquirir algo, no lo hagas con la primera opción que encuentres. Investiga en varios locales y en Internet. Se necesita algo de paciencia, pero ese esfuerzo vale la pena.  ...

Leer Más
Tiempo en familia:  Único y valioso
Mar19

Tiempo en familia: Único y valioso

La vida moderna y su loca carrera pueden llegar a jugarnos una mala pasada con lo más importante que tenemos en la vida: nuestra familia. La oficina, los estudios, las obligaciones financieras, el trabajo doméstico… nos acorralan de tal forma que cuando menos lo esperamos, el reloj ha dado una vuelta completa, el calendario ha cambiado de página y hemos restado a nuestra vida la grandiosa oportunidad de compartir tiempo con los nuestros. Es momento, entonces, de frenar a raya, analizarnos, mirar a nuestro alrededor, establecer prioridades y actuar acorde a ellas.     “El tiempo que se va no vuelve”, dice el adagio popular. Las horas, los minutos, los segundos son tan valiosos que no merecen ser desperdiciados. Al contrario, hay que sacarles el mejor provecho, beneficiarnos personalmente y por ende, con quienes más queremos. Deseo, valor y respeto    El tiempo de calidad tiene que ser deseado. Nada peor que las cosas por obligación. Debemos ‘querer’ llegar a casa para compartir ese espacio íntimo con actividades simples pero cercanas: la más básica e importante al mismo tiempo es conversar. Pero, hacerlo genuina y activamente. Es decir, escuchando y prestando atención a cada palabra y gesto emitido. Realizar tareas del hogar, cocinar, leer un cuento, pasear a la mascota… también nos conectan emocionalmente. El tiempo de calidad debe ser valorado. Cada momento con nuestros hijos o nuestra pareja es un tesoro, debemos apreciarlo como tal y expresarlo con palabras y gestos. “Adoro pasar tiempo contigo”; “el mejor momento del día es a tu lado”, “este minuto contigo no lo cambio por nada”… son frases que alimentan el espíritu. De igual forma, los abrazos auténticos y los besos verdaderos. El tiempo de calidad debe ser respetado. Al igual que una cita de negocios, una clase o una reunión con el jefe, el tiempo destinado a nuestra familia ocupa un lugar importante en nuestra vida. Por lo tanto, debe ser considerado como tal. Quienes estén a nuestro alrededor deben saberlo y lo valorarán en gran medida. Si hemos organizado, por ejemplo, una caminata al parque, nada puede cambiar aquello. Está en nuestra planificación afectiva y es inamovible.   Tips Compartir tiempo de calidad es simple y divertido. Todo es cuestión de querer y organizarse. Aquí, te damos algunas ideas para que estreches los lazos de amor con los tuyos: Organiza una tarde de juegos. Planea un pic nic. Preparen juntos la cena. Cuéntales historias familiares. Salgan a caminar o a montar bicicleta. Visiten a los abuelos. Dibujen, pinten o realicen alguna manualidad. Vayan juntos de compras. Arreglen el jardín. Miren fotografías o vídeos familiares....

Leer Más
El juego, importante para la salud familiar
Mar07

El juego, importante para la salud familiar

Un programa de actividad física con juegos tradicionales reduce la obesidad infantil y aumenta la autoestima y el rendimiento académico de los niños, según lo reveló una investigación realizada por el Centro de Estudios Socio-Sanitarios (CESS) de la Universidad de Castilla-La Mancha, España.

Leer Más