Mantener la línea

Cuando haces dieta para reducir peso es importante que tomes ciertas medidas para conseguir y mantener los resultados deseados. Ten en cuenta un plan alimentario propicio que debe ser individualizado, considerando tu edad, género, actividad física, etc. Las “dietas milagrosas” no existen y es necesario comprender que intentar adelgazar en una semana lo que se ganó durante años, no es una solución factible. Por ello, es importante buscar la asesoría de un nutricionista que te acompañe en tu paso a paso. El especialista debe contribuir al cambio progresivo de hábitos inadecuados que has mantenido durante tu vida.

Más del 70% de las personas que inician un plan alimenticio para bajar de peso, lo consiguen en pocas semanas o en pocos meses. Pero el 90% de ellos no logra conservar su físico de esta manera y recupera lo perdido eventualmente.

Suprimir alimentos o grupos de alimentos Prescindir de los desayunos
Articulos-blog-pronaca-manten-la-linea-sin-estre_03 Articulos-blog-pronaca-manten-la-linea-sin-estre_05
 

Quitar alimentos de la dieta crea una sensación de ansiedad. El pensar evitarlos genera estrés, que a su vez provoca más hambre y apetencia por ellos. Prescindir de ciertos alimentos puede provocar carencias alimentarias.

Solución: estar a dieta no significa eliminar alimentos, sino consumirlos todos, considerando su frecuencia y cantidad.

 

Si omites el desayuno y te mantienes en ayunas durante tu jornada diaria, los niveles de azúcares como la insulina y la glucosa en la sangre disminuyen, lo que provoca fatiga e interfiere con tu atención y memoria durante el día.

Solución: desayunar diariamente con un contenido calórico y nutricional adecuado tiene un efecto positivo a nivel emocional, físico e intelectual.

Ausencia de refrigerios Falta de ejercicio
Articulos-blog-pronaca-manten-la-linea-sin-estre_09 ejercicio
 

Incluir colaciones permite que el cuerpo trabaje constantemente. La falta de alimento por largos intervalos hace que el cuerpo lo interprete como un período de escasez por lo que reduce la actividad de los órganos y provoca que estos consuman energía del músculo, generando aumento de peso.

Solución: consume dos colaciones (mañana y tarde). Esto impedirá que tu cuerpo acumule grasa y que incrementes peso.

 

La dieta necesita de rutinas de ejercicio aeróbico para conseguir que el cuerpo gaste más energía de la que consume, obligando a que se movilicen las reservas de grasa.

Solución: realizar ejercicio regularmente es la forma más importante de gastar calorías, sobre todo en la etapa de mantenimiento de la dieta, para evitar que se recuperen los kilos que logres bajar.

Excesos en la cena Uso de pastillas
Articulos-blog-pronaca-manten-la-linea-sin-estre_13 Articulos-blog-pronaca-manten-la-linea-sin-estre_14
 

En la cena, es habitual utilizar alimentos altos en energía, porque el cuerpo lo exige a pretexto de que no recibió lo necesario en el día. La cena no debe compensar los descuidos de la jornada.

Solución: al cenar, considera los alimentos consumidos en el día, para tratar de equilibrar y no repetirlos.

 

La decisión de tomarlas en la mayoría de los casos se basa en un boca a boca, y al tomarlas sin control pueden tener efectos secundarios peligrosos.

Solución: la forma más saludable para bajar de peso se genera en un plan alimentario acorde a tus requerimientos, acompañado de ejercicio diario.

En la mayoría de los casos, la persona que está a dieta piensa que “light” significa “cero calorías” y se puede consumir el doble. Esto es un error. Ten en cuenta que son productos que aportan menos calorías que un tradicional, pero si no controlas las cantidades que comes, el remedio puede ser peor que la enfermedad.

468 ad